13 de agosto de 2010

"BUENAS NOCHES"

Vivo solo en un piso pequeño de una habitación. Cuando me mudé, coloqué en la habitación el piano eléctrico y acostumbro a tocar por las noches (con los auriculares puestos, claro). A los pocos días, el portero me dijo que la vecina de arriba se había quejado porque escuchaba algo así como “sonido de tambor”, y llegué a la conclusión de que era el ruidito de mis dedos al golpear las teclas. Me dijo que la mujer de arriba era mayor, soltera y médico. Trasladé el piano al salón y ahora cada vez que me acuesto siento que ella está arriba, en su cama, atenta y vigilante. A veces pienso si mis sueños podrían despertarla, porque yo sueño muy fuerte, e intento imaginar quién es esa mujer desconocida que duerme a pocos metros de mi, sólo separados por un fino techo que deja pasar el más mínimo sonido. Dormimos muy cerca, solos, y seguramente nunca conoceremos nada el uno del otro, como esos secretos ocultos de tantos matrimonios. Esta noche, antes de cerrar los ojos miraré hacia el techo y susurraré un “buenas noches”.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Luis Ramiro... si yo hubiese vivido esa situación; simplemente hubiera dicho: joder, tengo una vecina de arriba que se queja de mi piano....Y tú vas y sacas una historia...increible....me matas.

Ananita87 dijo...

Seguro que se quejará de que ya no haces ruido, y así tendrá excusa para que el portero le explique que tu eres un chico joven, al que a veces llaman cantautor y al que visitan las musas de noche.
Tus sueños no la despiertan, porque ella sueña con cómo será ese cantautor, que duerme a pocos metros de ella, separados por una sábana de techo. Quizás te la encuentres algun día "por sorpresa", porque quiere ponerte rostro, o puede que simplemente te evite para seguir soñando...
Quizás también te dice buenas noches, o puede que diga un ¡noches buenas...!
Quizás esta historia me ha hecho soñar a mí.
(gracias una vez más...)

Ladrón de Guevara dijo...

A lo mejor es un momento tan bueno como otro cualquiera para preparar un postre, café o te, y subir los peldaños de la escalera.

Una tarde, una historia, ua canción...una vida.

Cuídate.

Granados dijo...

Que grande eres Luis, como haces una historia tan buena con cualkier cosa

andromeda dijo...

Hola Luis
Gracias a una noche de insomnio te he conocido esta noche, he escuchado "Tonterias" y me ha parecido maravillosa. Voy a por el CD y prometo seguirte.
Gracias

Fernando González Rendo. dijo...

Genial Luis!! Tengo una historia similar escrita en una de mis libretas pero esta es fascinante...

Me encanta mucho lo que escribes y le pillo mil sentidos a todas las canciones (creo que ese es el verdadero secreto de la música y de la poesía), asique sigue así.

Si tienes tiempo me gustaria que ojeases mi blog cuando pudieses. Te lo agradecería. Un saludo!!

Zeru Gorriak dijo...

La soledad a veces es tan triste que nos agudiza el oído y, a la vez, este afina nuestros quejidos, que no son más que un grito de auxilio. Quizá ella proteste porque no encuentra otra forma de sentirse acompañada y agradezca así, esos golpes que la hacen saberse escuchada, tener la certeza, de que hay otros que como ella no duermen arropados por más mano amiga que la propia. Quién sabe, a lo mejor, o puede que no, que simplemente le moleste.

Un beso y un abrazo.

Marcos Sunshine dijo...

Increíble...

A veces me pregunto por qué somos tan idiotas... Lo fácil que sería que nos atreviésemos a subir, pedir disculpas por las molestias, explicarle que eres compositor, que trabajas en tu nuevo disco, que no era un tambor sino las teclas de un piano que tocas cada noche. Preguntar por su vida, intentar descubrir algo en ella, sacar algo bueno en claro y aprender un poquito...
A veces me encantaría cuando viajo en tren o en autobus poder conocer a todas las personas que viajan en él, con las que cruzo miradas, a las que disimuladamente todos cotilleamos, pero nunca preguntamos si quiera un ¿"qué tal"?
Vivimos rodeados de gente... y a la vez en soledad.

Lou dijo...

El portero te ha engañado: no soy tan mayor... pero sí me gusta jugar a los médicos... ;P

candela dijo...

...y ella es preguntará quién golpea en su mente dándole las buenas noches...

Vértigo dijo...

esta noche te desearé buenas noches desde algún rincón de madrid.. quizás no me oigas, pero puede que lo sientas...

T.M Barrie dijo...

Hace poco que he descubierto tu música, y te estoy escuchando bastante, me da que también empezaré a leerte por aquí.

Sobre tu vecina... empieza a tocar sin los auriculares.

Un saludo,y buenas noches anticipadas.

Miyuna dijo...

Me gusta mucho, igual que tu música. :)
Me encataría que visitaras mi blog, a ver qué te parece.

Anónimo dijo...

Gracias por sacarme una sonrisa con esta historia

Marley dijo...

Precioso post. Seguro que si tu vecina supiera qué es lo que oye por las noches, bajaría corriendo a pedirte que le cantaras una canción al piano.

El sábado estuve en tu concierto. Estuviste genial. Lo disfrutaste y se notó, porque hiciste disfrutar a los demás. Tanto.

Yo te he escuchado a través alguien muy cercano a mí, que te descubrió gracias a un telediario. Se interesó por ti, te buscó en internet, te escuchó, se compró tus discos. Y ahora los escucha de madrugada, en el tren camino a Cádiz, en la cocina fregando los platos. De hecho, yo me sé tus canciones de tanto escucharlas por la casa. Él es americano, así que, además de encantarle tus canciones, siempre me dice que aprende español con ellas, que le han enseñado palabras y expresiones que antes no conocía. Así que Luis, no sé si sabes que además de cantautor, eres un poco maestro ;).

Y por si fuera poco, encima, eres un encanto!

Un beso enorme.